Compramos tu siniestro

+34 611 099 898

Atención al cliente:

+34 910 917 412

Mantenimiento del coche: las revisiones anuales

Mantenimiento del coche

Un correcto mantenimiento del coche alivia los bolsillos y salva vidas. No en vano, su importancia es doble: alarga la vida útil del vehículo y, lo principal, es esencial para mejorar la seguridad vial y familiar. Al fin y al cabo, todos viajamos más seguros cuando los automóviles han sido correctamente revisados. Por ello, queremos mostrarte todo lo que necesitas saber para llevar a cabo esta tarea adecuadamente.

Las claves del mantenimiento del coche

Mantenimiento del coche

Conducir un vehículo es una responsabilidad que asumimos y mantenerlo en perfectas condiciones de uso resulta una obligación moral que contraemos. Sin duda, somos los primeros interesados en ello.

Para garantizar el mantenimiento preventivo idóneo, tienes que actuar, sobre todo, en dos direcciones:

  1. Pasar las revisiones periódicas del coche en un taller cualificado de confianza.
  2. Comprobar personalmente algunas cuestiones de forma cotidiana para anticiparnos en la detección de ciertos problemas.

¿En qué debes fijarte en tu vehículo?

Hay distintos elementos críticos en los que debes centrar tu atención de manera continuada. Por lo tanto, debes ser lo suficientemente autónomo para identificar las posibles irregularidades que les afectan:

  • Neumáticos. Son la única parte del vehículo que está en contacto con el firme, por lo que su importancia es máxima. Adecua su presión una vez al mes y confirma que su dibujo mantiene una profundidad de 1,6 mm.
  • Frenos. Si notas ruidos al frenar o sientes que el coche tarda más de lo habitual en detenerse, acude al taller. Los frenos son determinantes en la seguridad vial y siempre han de estar en perfectas condiciones.
  • Amortiguadores. Favorecen el control automovilístico a altas velocidades, ya que absorben las irregularidades del firme. Evitan, también, que los neumáticos se eleven sobre el suelo.
  • Luces. Mantén los faros limpios y cuidados para ver y poder ser visto en carretera. Si detectas alguna luz fundida, cámbiala cuanto antes.
  • Cuadro de mandos. En cuanto veas cualquier aviso o alerta, conviene examinar su significado en el manual y, a menudo, llevar el coche a revisión.
  • Batería. Cuatro de cada seis problemas tienen esta causa. Si verificas su estado cada mes o ante cualquier mínimo aviso, los evitarás.
  • Refrigerante. Este recurso evita los sobrecalentamientos y la congelación del agua del circuito. Normalmente, combina el anticongelante concentrado con agua destilada.
  • Lubricante. Tienes que comprobarlo cada 1500 kilómetros, puesto que influye enormemente en la refrigeración.
  • Sistema de escape y catalizadores. Los fallos en estos componentes aumentan el consumo de carburante y las emisiones contaminantes (CO2). Además, generan un funcionamiento incorrecto.
  • Estilo de conducción. Si no sobrecargas el motor y conduces con naturalidad, tu automóvil se estropeará menos.
  • Limpieza. Ten siempre presente que un coche limpio es un coche sano, funciona mejor y sufre menos averías.

¿Y después de la autorrevisión?

Autorrevisión del vehículo

Insistimos, sin embargo, que el control y la supervisión personales no son suficientes. Esenciales sí, pero no autosuficientes. Puntualmente, conviene que profesionales cualificados se encarguen de verificar y validar el buen funcionamiento de tu automóvil.

¿Qué revisiones periódicas del coche son imprescindibles?

¿Quién decide cada cuánto tiempo hay que inspeccionar un vehículo? En cierto modo, es una tarea compartida. No obstante, la responsabilidad final siempre recae en el usuario o bien el propietario del mismo.

En todo caso, cuando se trata de revisiones para el mantenimiento preventivo, las recomendaciones del fabricante son determinantes. Por lo general, en el manual de instrucciones se incluye esta información en kilometraje o meses transcurridos. Si decides ignorar estas referencias, pondrás en peligro la durabilidad de tu automóvil y la integridad de sus ocupantes.

Inspección Técnica del Vehículo

Inspección técnica del vehículo

Conocida popularmente como ITV, esta es la única revisión obligatoria de coches existente. Está impulsada por la Comunidad Europea y verifica las prestaciones de seguridad y control de emisiones de vehículos con una cierta cantidad de años. La fecha de la primera matriculación es el punto de partida de este contador temporal.

Revisiones periódicas del fabricante

Son las recomendadas por la marca y, desde luego, es necesario que las cumplas a rajatabla. Lo frecuente es realizarlas en los talleres oficiales, aunque puedes optar por otros centros homologados. Con independencia de ello, preocúpate de chequear por tu cuenta que todo está bien el resto del tiempo.

Estas son las principales revisiones periódicas del coche propuestas por los fabricantes:

  • Primera revisión. En general, estas inspecciones se llevan a cabo a los 15 000 kilómetros o transcurridos doce meses de uso. Entre las acciones incluidas figuran el cambio de los filtros, el aceite y todos los componentes del motor. Además, se chequean los depósitos, los neumáticos y los sistemas de iluminación y frenado.
  • Segunda revisión. Tendrás que solicitarla tras alcanzar los 30 000 o los 35 000 kilómetros. Su principal objeto es comprobar el buen estado de los sistemas de seguridad, tanto pasiva como activa. Además, se comprueba el estado del anticongelante y se vuelven a supervisar todos los elementos del mantenimiento preventivo anterior.
  • Tercera revisión. Al alcanzar los 60 000 kilómetros, corresponde volver a validar técnicamente el estado del coche. Comprobar la correa de distribución, que quizás haya que reemplazar, y medir el líquido de frenos son las principales novedades.
  • Cuarta revisión y siguientesDespués del tercer chequeo, cada 10 000 o 15 000 debes llevarlo al taller para que lo examinen. En cualquier caso, asegúrate de que te sellen el libro de servicio del vehículo. De esta manera, quedará constancia de las tareas realizadas.

Estos chequeos periódicos, como cualquier otro que sea necesario, garantizan el funcionamiento impecable, fiable y más seguro de tu coche. En Compramostusiniestro.es somos especialistas en vehículos siniestrados y averiados. De hecho, los compramos. Por eso, sabemos que conducir mejor y pasar las revisiones son factores clave para la conservación duradera de los vehículos.

En resumen, el mantenimiento del coche es responsabilidad primera y principal de cada propietario. En ese sentido, el cuidado periódico de ciertos elementos y pasar las pertinentes revisiones garantizarán el buen funcionamiento del automóvil en carretera. Por tu propia seguridad, y la de todos, merece la pena que seas prudente. Si necesitas vender tu vehículo al mejor precio, ¡contacta con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba