Compramos tu siniestro

+34 611 099 898

Atención al cliente:

+34 910 917 412

¿Qué hacer si se daña una luna del coche?

Una luna del coche dañada o rota exige llevar el coche al taller


Antes o después, los conductores solemos enfrentarnos a impactos o roturas en la luna del coche. Por lo general, esto ocurre de manera accidental y mientras estamos conduciendo. ¿Qué debes hacer si te sucede?

Causas de rotura de la luna del coche

Rotura de luna de coche

Entre las causas de rotura del coche habituales figuran los daños en las lunas. Nunca imaginamos que puede sucedernos, pero, si nos pasa, hemos de estar preparados para reaccionar correctamente y cuanto antes. No en vano, el parabrisas cumple una doble función capital: aporta seguridad y proporciona confort.

Pese a que un 40 % de los conductores confiesan haber circulado alguna vez con el cristal delantero de su vehículo dañado, esto no es nada recomendable. Aunque no se trate de un siniestro total, supone un serio peligro que podría generarte fatales consecuencias.

¿Cómo se producen las roturas de lunas?

Algunos de estos daños parecen inexplicables. Sin embargo, suceden y, ciertamente, mucho más de lo que a priori imaginas. A continuación, reunimos las principales causas de roturas en las lunas:

  • Un impacto al conducir deprisa. Un golpe en las lunas es el motivo más frecuente de estos daños. Una piedra que salta, una rama caída en el momento menos indicado o un pájaro volando bajo son ejemplos reales. Ten en cuenta, además, que la gravilla se desprende permanentemente y choca contra el parabrisas. La continuidad puede acabar debilitando la luna que, al siguiente roce, acaba rompiéndose.
  • Un golpe al volante. Es una causa más habitual de lo que parece, si bien tiene la ventaja de que te das cuenta enseguida. No te confíes, aunque parezca una pequeña fisura, puede provocar un reemplazo completo de la luna si no actúas a tiempo.
  • Intento de robo. Los cacos no respetan nada. A veces, tratan de apropiarse de lo ajeno rompiendo las lunas laterales o la trasera térmica. Incluso cuando no lo consiguen, nos fastidian: tendrás que llevar las lunas a arreglar.
  • Cambios bruscos de temperatura. Este es un motivo que no siempre se aprecia a tiempo. Por si acaso, evita los contrastes excesivos entre el ambiente interior y exterior. Al poner la climatización, no la dirijas directamente hacia la luna delantera. A menudo, estos cambios provocan la rotura de lunas que previamente estaban afectadas de algún modo.

¿Todas las roturas son iguales?

Fisura de luna de coche

No hace falta ser un experto en la materia para saber que nunca dos roturas son exactamente iguales. Hay un amplio espectro de posibilidades con consecuencias más o menos graves a corto plazo. Sin embargo, en todos los casos es imprescindible recurrir a especialistas para que apliquen la solución adecuada cuanto antes.

Estos son los deterioros más habituales que nos podemos encontrar en la luna del coche:

  • Impactos. Son fisuras generadas por las piedras que salen proyectadas desde los neumáticos de los otros automóviles. Por lo general, no pasan de ser un susto, a no ser que no actúes a tiempo y lleves a arreglar la luna cuando ya es tarde.
  • Luna rajada. Cuando el golpe ha sido muy fuerte, la aparición de una raja es bastante frecuente. En no mucho tiempo, empezará a hacerse más y más grande hasta debilitar el cristal de un modo muy peligroso. No olvides que las vibraciones del auto sobre los terrenos irregulares terminarán por romper la luna por completo en cualquier momento.
  • Luna rayada. Estas marcas pasan más desapercibidas, pero resultan muy molestas cuando hay reflejos solares o lluvia.
  • Laminado despegado. No es demasiado frecuente, pero también sucede. Consiste en un progresivo despegue en los bordes del parabrisas. Si se da, la humedad se adhiere a las láminas de la luna y las empaña.

Dentro de cada variante, además, existen tamaños y morfologías diferentes. En realidad, sus características determinan si es posible repararla o hay que reemplazar toda la luna. Los criterios son claros. Por ejemplo, las fisuras inferiores a 16 mm o los impactos menores que una moneda de dos euros se pueden reparar con luz ultravioleta.

Sin embargo, los formatos mayores a los anteriores y los daños ubicados en el campo de visión directa del conductor no son reparables. También la presencia de varios impactos en una misma luna y las roturas o fisuras muy próximas al borde requieren reemplazo. Estas situaciones son, desde luego, las más peligrosas.

Pasos a seguir cuando se rompe una luna

Reparar luna de coche

La prudencia, la calma y el sentido común han de acompañarte en cuanto se rompa la luna. Necesitas tener claro qué debes hacer y llevarlo a la práctica.

Estos son los pasos a seguir más recomendables:

  1. Mantener el control y no perder los nervios. Por muy inoportuna que sea la rotura de lunas, debes mostrarte sereno y aceptar la realidad con resiliencia.
  2. Si estás conduciendo, reduce la velocidad progresivamente y busca un lugar para parar.
  3. Observa cómo es el impacto, la fisura o la rotura. Calcula su tamaño, según nuestras pautas anteriores, y revisa si se encuentra situado en una zona más o menos peligrosa.
  4. Después de analizar el nivel de peligrosidad, decide si es prudente llevar tu vehículo hasta tu taller de reparación de lunas. Considera cuál es el daño y la distancia que te separa del taller.
  5. Si consideras el problema como muy peligroso, o si la luna se ha resquebrajado por completo, llama al servicio de asistencia en ruta de tu seguro.
  6. En caso de que no te quede otra alternativa y debas conducir sin luna delantera, ten presente que es arriesgadísimo. Procura, si es posible, colocar un plástico transparente sobre el hueco.

Tan importante como saber cuándo cambiar los neumáticos es tener claro si hay que revisar o sustituir las lunas. Sea como sea, siempre debes extremar la prudencia cuando tienes cualquier problema en el parabrisas u otro cristal del coche.

Confiamos en que, tras este contenido, tengas muchísimo más claro cómo actuar en caso de impacto, fisura o rotura en la luna del coche. Por otra parte, si quieres vender tu coche, recuerda que te pagamos más que tu compañía de seguros. ¡Contacta con nosotros y te facilitaremos la mejor tasación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba