Compramos tu siniestro

+34 611 099 898

Atención al cliente:

+34 910 917 412

Cómo conducir mejor y evitar desatenciones al volante

Conducir mejor implica seguir una serie de recomendaciones para ganar en seguridad
Consejos para conducir mejor

Aprender a conducir mejor es un objetivo que puedes marcarte. En ese sentido, existen algunas técnicas que te ayudarán a ser un conductor excelente, las cuales te permitirán ganar en seguridad, disfrutar más en carretera y tomar mejores decisiones. Sin embargo, ¿por dónde deberías empezar? ¡No te pierdas los siguientes consejos!

¿Cómo prepararte antes de viajar para conducir mejor?

Cuando vas a iniciar un viaje por carretera, es esencial que te prepares a fondo. No se trata de obsesionarse con cada detalle, sino de ser precavido y de actuar con cautela. Precisamente, es importante planificar la ruta que vas a recorrer. En la actualidad, dispones de mapas muy detallados y al día de cualquier región del país. Revísalos para comprobar el estado de las carreteras y las diferentes opciones. Así, optimizarás el gasto de combustible, por poner un ejemplo.

Una vez te encuentres al volante, no te olvides de descansar cada cierto tiempo. La planificación que hagas debe incluir dónde parar cada dos horas aproximadamente para estirar las piernas, relajarte o refrescarte para, posteriormente, seguir con el camino. De este modo, evitas acumular cansancio, el cual acabará por afectar a tu concentración. Este es, sin duda, uno de los mejores consejos de conducción.

Antes de partir, es recomendable que verifiques el estado del coche. Puedes empezar por una comprobación visual de las ruedas, la carrocería o de las lunas. En caso de que detectes un fallo, no dejes de acudir a tu mecánico. Eso sí, si tienes pensada una ruta larga, lleva tu vehículo al taller antes, en especial si el recorrido es exigente. Esto te ayudará a prevenir una amplia variedad de averías y te aportará seguridad en la carretera.

Además de lo anterior, asegúrate de que tienes suficiente espacio para todo el equipaje. Procura colocarlo de manera que no se mueva demasiado y que no estorbe. Actuar de este modo evita que acaben causando molestias tanto a ti como a los pasajeros. Una pelota rodando por el coche, por ejemplo, supondría una gran distracción.

Claves para mantener la concentración al volante

Claves para mantener la concentración al volante

Más allá de preparar el viaje en coche, mantener la concentración es esencial. Al fin y al cabo, un pequeño despiste de escasos segundos podría terminar en un accidente. Por ello, necesitas prestar atención continua a lo que ocurre en la carretera. No olvides que no estás solo, sino que irás acompañado de decenas de conductores.

A continuación, te mostramos algunos consejos que te resultarán útiles para no bajar la guardia.

Sentarse de manera correcta tras preparar el viaje en coche

Aunque te parezca poco importante, la posición al conducir afecta a tu desempeño. Si estuvieras incómodo, acabarías por perder la concentración. Además, podrías estar demasiado lejos o cerca de los pedales o del propio volante. Todo esto limitaría tus movimientos o te causaría molestias que te impedirían prestar la debida atención.

Procura mantenerte a una distancia que te permita pisar los pedales con una ligera flexión de la rodilla. Si tienes que mover la cadera, es que estás mal sentado. Tus muñecas deben colocarse de manera natural en la parte superior del volante. Esto implicará que estás colocado correctamente respecto al respaldo del asiento. Por su parte, la altura de la baqueta será la más baja posible, pero sin que comprometa la visibilidad.

No apartes la vista de la carretera

La vista es el sentido más importante cuando te encuentras al volante, ya que es la clave para mantener una buena concentración. Por lo tanto, evita focalizarte en vallas publicitarias, el propio paisaje o lo que ocurre en el interior de tu coche. Lo que te interesa son el resto de vehículos, las señales de tráfico y la propia carretera. Al mantener estos elementos bajo tu mirada, no te perderás ningún cambio significativo.

Por ejemplo, en una autopista, los vehículos van cambiando de carril según lo necesiten. Si no les prestas atención, no podrás reaccionar antes sus movimientos. Es decir, no mirarles equivale a omitir información crucial para tu toma de decisiones. En muchos casos, el margen de tiempo para actuar es escaso, así que no apartes la mirada de lo que ocurre en la carretera.

Evita las distracciones

En relación con el anterior punto, debes alejar cualquier elemento que te distraiga, ya que afectará a tu concentración. Puedes hablar durante la conducción, pero sin dejar de prestar la debida atención. Sin embargo, dispositivos como el teléfono móvil, por ejemplo, no deben suponer una molestia. La conducción ha de ser siempre el principal foco de interés.

Además, tienes diferentes herramientas a tu alcance para mantener la concentración. Siguiendo con el teléfono, puedes utilizar un manos libres para contestar a una llamada. De este modo, podrás responder, pero sin dejar de prestar atención a la carretera. En algunos modelos de coche, se da la opción al conductor de usar la voz para controlar varios elementos para que la mente esté enfocada donde debe estar.

Conduce relajado

Conducir tranquilo y relajado

Si no conduces tranquilo, aumentas la dificultad para mantener la concentración. Debes ser consciente de que no puedes controlar todo lo que ocurre en la carretera. En ese sentido, el resto de conductores toman sus propias decisiones y el estado del firme no es tu responsabilidad. Sin embargo, existen unas normas de obligado conocimiento y cumplimiento, las cuales aumentan la seguridad.

Al estar en unas circunstancias reguladas, el resto de personas están en tu misma situación. Un accidente es un peligro para ti y para ellos, por lo que merece la pena evitarlo. Tener esto es cuenta te ayudará a relajarte, aunque existan personas que tomen demasiados riesgos en la carretera.

Por lo tanto, respeta las reglas, presta atención a la carretera y conoce las indicaciones. Al fin y al cabo, esta es la forma más sencilla de ganar en tranquilidad, ya que sabrás lo que tienes que hacer en todo momento. Además, los coches modernos son muy seguros, un detalle que no debes pasar por alto.

En definitiva, conducir mejor te ayudará a disfrutar de la carretera y ganarás en seguridad. Elimina las distracciones, planifica tus recorridos y no caigas en riesgos evitables. Así, te convertirás en un conductor más responsable. Y si estás pensando en vender tu vehículo, nosotros te ofrecemos un servicio adaptado a tus necesidades. ¡Conócenos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba