Compramos tu siniestro

+34 611 099 898

Atención al cliente:

+34 910 917 412

¿Cómo arreglar una ventanilla del coche que no sube?

arreglar-ventanilla-coche

Arreglar la ventanilla de un coche es fundamental por varias razones. Si no está en buen estado, no podrás protegerte de las inclemencias del tiempo. Además, podrías tener problemas a la hora de realizar la ITV. Pero lo peor es que dificultarías la oxigenación del interior, que acabaría recalentado. ¿Quieres saber cómo repararla si se estropea? Descúbrelo a continuación.

Por qué son tan importantes las ventanillas de tu coche

Las ventanillas contribuyen a cuidar tu coche y a garantizar que viajes con comodidad. Su principal función es la de regular el paso del aire al interior. Mantenerlas abiertas en verano permite mantener una buena temperatura y ventilar el coche. De este modo, evitas que el aire se vicie, algo que la climatización no siempre logra.

Junto con esto, las ventanillas impiden que entren el coche objetos pequeños del exterior. Sus cristales son suficientemente duros como para protegerte de golpes, como el impacto de una pequeña piedra. También garantizan la estanqueidad del vehículo e impiden que el ruido de la carretera sea una molestia. Gracias a las ventanillas, estás protegido y puedes mantener la concentración con facilidad.

Además, sin ellas perderías gran parte de la visión que necesitas para conducir. No podrías ver lo que ocurre en los laterales de la carretera ni las imágenes mostradas por los retrovisores. Si no contases con ellas en tu día a día, las echarías de menos. Te enfrentarías a una conducción muy diferente, llena de inconveniencias y que te resultaría poco cómoda. Así que, cuando se presenten los problemas con estos elementos, más vale que estés preparado para solucionarlos.

Problemas habituales en el funcionamiento de las ventanillas

Problemas funcionamiento de ventanas de coche

Como todas las partes del coche, pueden aparecer problemas en la ventanilla. Su mecanismo, especialmente en las automáticas, es complejo y requiere de un mantenimiento regular. Además, el cristal debe estar en perfectas condiciones, tanto sin presentar daños como en cuanto a limpieza. Por tanto, revísalas de vez en cuando en busca de los siguientes fallos.

Acumulación de suciedad

La dejadez y el paso del tiempo hacen que el polvo y la suciedad resulten problemáticos. Se van acumulando hasta que afectan a los mecanismos de la ventanilla. Estos elementos acaban obstruidos, lo que impide que cumplan con su función de manera adecuada. Por regla general, te darás cuenta de que ocurre algo cuando trates de bajar o subir el cristal, ya que no responderá rápido.

Fusibles dañados

Este es un problema que afecta a las ventanillas eléctricas. Los fusibles se encargan de proteger los sistemas eléctricos del coche, pero en ocasiones fallan. Una subida de tensión o un golpe es suficiente. Cuando se produce una avería en estos componentes, la corriente deja de pasar de forma adecuada. Así, los mecanismos alimentados con electricidad dejarán de funcionar, o no lo harán como es debido.

Fallos en las piezas y el desgaste

Al igual que la suciedad se acumula con el tiempo, las piezas de un elevalunas acabarán por fallar. Un impacto o el calor son suficientes para deformarlas, algo que impide su función normal. Este es un problema que pueden sufrir tanto las ventanillas eléctricas como las manuales. Por ejemplo, el interruptor podría estropearse si sufre daños, por lo que no podrías accionar el mecanismo de subida y bajada.

El desgaste es otro problema que surge con el paso del tiempo y el uso continuado. Las piezas van perdiendo su eficacia según se merman sus capacidades originales. Poco a poco van fallando de una forma u otra, un indicador de que ha llegado el momento de hacer cambios o reparaciones.

Cómo arreglar la ventanilla que no sube

Ventanilla de coche no sube

Como has visto, las ventanillas son importantes para una buena conducción, pero acabarán por fallar. Además, en caso de que el mantenimiento no haya sido suficiente, tienes que saber enfrentarte a los problemas. Al conocer cómo hacer las reparaciones necesarias, te ahorrarás dinero en talleres y repuestos. Por tanto, no dejes de prestar atención a estas indicaciones.

1. Retira el panel de la puerta

El mecanismo de la ventanilla se compone de una manivela, manual o automática, que acciona el cristal. Este último se sitúa dentro de una pista con una polea. Para comprobar cuál de las partes falla, necesitas retirar el panel de la puerta. Dicha acción te permite efectuar una revisión exhaustiva, así como las reparaciones. Solo tienes que quitar los tornillos de detrás de la manija del interior. Luego, tira del panel para que se desacoplen los remaches y abre tirando de las aberturas en el metal.

2. Revisa la posición del vidrio

Una vez retires la chapa de metal, tendrás acceso al sistema de la polea, la manivela y el cristal. Empieza por revisar que esté todo en orden, sin obstrucciones ni daños. Fíjate en si el vidrio está alineado en el centro o se ha desplazado. En caso de que haya ocurrido esto, colócalo con suavidad en su posición original y procura apretar las pistas para que no se vuelva a salir.

3. El estado de las manivelas

Si tu vehículo no tiene elevalunas eléctrico, comprueba que el funcionamiento de la manivela es el normal. La manivela puede presentar algunos fallos, como que no mueva los brazos mecánicos que levantan la ventana. Para arreglarlos, tendrás que reemplazar todo el sistema de poleas. La razón reside en la complejidad del mecanismo y en que, por regla general, la avería se presenta cuando varias piezas fallan.

En caso de que el elevalunas sea eléctrico, lo primero que tienes que hacer es comprobar el fusible y el cableado del motor. El fallo de cualquiera de ellos dejará inoperativo todo el sistema. Por ejemplo, las conexiones por cable al motor se pueden deteriorar. Llegados a este punto, tendrás que reemplazarlas para que transmitan de manera adecuada la energía.

En definitiva, arreglar una ventanilla te evitará una gran incomodidad. Existen algunas averías que requerirán de un cambio completo de piezas, pero otras son sencillas. Y en caso de que tu coche no tenga arreglo, contacta con nosotros en Compramos tu siniestro¡Estamos a tu entera disposición! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba